Fuerteventura exige una estrategia energética que frene la ‘locura de las renovables’

0
1208

Hoy en el “día mundial del medio ambiente”, desde una gran cantidad de Colectivos, Asociaciones, Agrupaciones y ciudadanía a título individual queremos hacer un firme llamamiento a la Sociedad Majorera en general en relación a la gravísima situación que se plantea en estos momentos con la proliferación descontrolada e indiscriminada de multitud de parques fotovoltaicos y eólicos a lo largo de todo nuestro ámbito insular, que afecta de forma determinante e irreversible al territorio, al paisaje y al medio ambiente de la isla de Fuerteventura.

En estos momentos se encuentran en trámite una ingente cantidad de  autorizaciones, algunas de las cuales ya han obtenido resolución favorable, esto significa una avalancha descontrolada de un gran número de instalaciones energéticas renovables sin ningún tipo de ordenación previa, esparcidas aleatoriamente por todo el territorio insular, afectando al paisaje y a nuestro territorio, e incluso a áreas muy sensibles que a día de hoy suponen el hábitat natural de multitud de especies endémicas de la isla de fuerteventura, algunas de las cuales se encuentran incluso en peligro de extinción.

 A todos, sin excepción, nos gusta disfrutar de la naturaleza y para que eso sea posible, ahora y para futuras generaciones, resulta imprescindible el cuidarla, preservarla y respetarla, vivir en equilibrio con ella y no someterla a riesgos innecesarios. A todos, igualmente, nos preocupa la extinción de especies amenazadas en otros territorios, pero a veces parece que no se les da importancia merecida cuando las que se pierden son autóctonas o endémicas de nuestra isla, las cuales debiéramos de tener en un mayor valor, consideración y estima.


Tal situación, tendrá además, consecuencias desastrosas sobre el principal motor económico de la isla: el turismo. Las mismas instituciones que pretenden vender una imagen de Fuerteventura basada en un medio natural virgen y poco degradado (la isla tranquila) en su intento por atraer a un turismo de calidad, están promocionando y permitiendo la destrucción de su paisaje de forma masiva.

Incluso, el procedimiento utilizado para la tramitación de dichos expedientes a día de hoy resulta una auténtica sin razón y un absoluto despropósito, por cuanto utiliza la “excepcionalidad”, la “discrecionalidad” y la “opacidad” de la norma para consolidar una forma ya habitual de actuación sin ningún tipo de control previo o supervisión territorial y sin participación ciudadana en el procedimiento.

De igual forma, en lo que afecta a la potencia que se pretende generar en la isla debemos señalar que la que se proyecta instalar multiplica de forma exponencial (más de seis veces) la que requiere la isla para su consumo en el momento actual, todo ello sin justificación  de tipo alguno. Ello supone una evidente falta de sostenibilidad y falta de equilibrio en cuanto la forma de implantación de dicha energía.

En otro orden, por parte de la administración insular que nos gobierna  tampoco se ha planteado la necesidad de participación pública en la titularidad de los sistemas de generación de las renovables, lo que deja en manos privadas el control energético insular. Con lo que el supuesto “interés público” de este tipo de intervenciones queda en su totalidad desvirtuado.

La mayor parte de la clase política (salvo muy honrosas excepciones) a nivel regional e insular se ha manifestado públicamente con una clara y evidente timidez en relación con este gravísimo asunto, reconociendo en cierta forma el grave riesgo al que nos enfrentamos, pero por el contrario no se han iniciado de forma contundente ningún tipo de propuestas, iniciativas o actuaciones concretas en orden a corregir la actual deriva planteada.

Por los motivos expresados con anterioridad, por parte de la sociedad civil, y ante la evidente pasividad de las distintas administraciones en relación con un asunto que consideramos fundamental para nuestro presente y futuro a nivel insular (próximos 25 años), queremos denunciar ante la ciudadanía en general una situación de total desamparo y desconcierto absolutamente insostenible y cuyas consecuencias pueden acarrear a corto y medio plazo un auténtico desastre energético, económico, social, cultural, territorial, medioambiental y paisajístico, sin precedentes en Fuerteventura.

Y en consecuencia con lo expuesto con anterioridad, queremos proponer la adopción de las siguientes medidas:

1.- La inmediata suspensión cautelar, por parte del Gobierno de Canarias, de todos los expedientes con trámite en curso. Y a la vez requerir la aprobación de una moratoria energética para Fuerteventura por parte del Parlamento de Canarias, en tanto no se desarrolle una ordenación a nivel territorial y regional que sirva de marco y regulación para dicha actividad. Como ya se hiciera en su día con la moratoria turística.

 2.- Requerir al Cabildo Insular de Fuerteventura el inicio de forma inmediata la tramitación de la oportuna ordenación sectorial a nivel territorial de forma transparente, objetiva, eficiente y participativa. Evitando la dispersión en el territorio de los elementos de generación y distribución energética de las renovables.  Estableciendo desde este mismo momento una “hoja de ruta” junto con el Gobierno de Canarias para la efectiva disposición de los diferentes documentos en un plazo razonable (no mayor de final de este año 2.021)

 3.- La definición con carácter inmediato, por parte del Gobierno de Canarias, de una estrategia energética prevista para Fuerteventura en cuanto a las necesidades de consumo y  producción, que sea sostenible, equilibrada, eficiente, objetiva, transparente y participativa de dichas renovables.

 4.- Requerir el firme compromiso de las Administraciones Locales Insulares (Cabildo y Ayuntamientos) para hacer una realidad la participación pública mayoritaria en los sistemas de generación de las energías renovables en nuestra isla, por medio de un Consorcio Insular de la Energía, cuya estrategia ha de ser basada en la titularidad pública del suelo donde han de implantarse dichos elementos de generación y distribución energética.

Apelamos a la consciencia y al sentido común de nuestros representantes públicos, haciendo hincapié en que ahora es el momento para caminar todos juntos con un firme y único objetivo en “pro” de los intereses de la ciudadanía y del territorio de nuestra isla, FUERTEVENTURA. Dejando a un lado las diferencias e intereses partidistas que no suponen sino un obstáculo mezquino que nos conduce a un oscuro camino sin salida.

Finalizar diciendo que el amor que profesamos a nuestra tierra es igual de grande que la fuerza que tenemos para vencer en esta batalla y advertimos que lucharemos de manera incansable por proteger a nuestra sagrada isla de la especulación y de su destrucción, si ello fuera necesario.

Desde aquí queremos expresar nuestro más profundo agradecimiento a todas las personas que han asistido al presente acto, así como a los organizadores y colaboradores del mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.