41 años a Jonathan Robaina por la muerte de Vanessa

0
2657
Jonathan Robaina afrontará 42 años de prisión por la muerte de su prima Vanesa.

El magistrado José Luis Goizueta ha impuesto 41 años de cárcel a Jonathan de Jesús Robaina Santana por haber violado y asesinado a su prima Vanessa Santana. La autoridad judicial determina que tiene que cumplir 25 años en prisión por un delito de asesinato, 14 años y seis meses por la agresión sexual y uno y medio por allanamiento de morada.

Además, el condenado – que ahora se hace llamar Lorena- deberá pagar en concepto de responsabilidad civil a cada uno de los padres la cantidad de 130.000 euros, 60.000 para el hermano y 30.000 para el novio, en una sentencia que recoge de lleno la tesis plateada por el fiscal Joaquim Soldevilla, los letrados de la acusación particular Raúl Miranda y Teresa Garcia Álvarez y la de la acción popular representada por Begoña Santana.

El acusado acabó con la vida de su prima, que tenía 21 años en el momento de los hechos, pasadas las seis de la madrugada. Según el fallo, el acusado entró en la vivienda después de haber robado las llaves de la misma varios días antes y estuvo unos minutos escondido para cerciorarse de que la víctima estaba durmiendo y no iba a poder defenderse. Posteriormente, acudió a su habitación con el martillo que llevaba consigo y «haciendo uso de una extrema violencia», golpeó a su prima en el cabeza lo que provocó que se despertara «gravemente herida y aturdida».

El acusado, lejos de deponer su agresión, continuó propinándole violentos golpes de martillo sin dar tiempo de reacción alguno a la joven, «todos ellos en la cara y en la cabeza con el fin de causarle la muerte inmediata». Ella llegó a levantarse de la cama e «intentó protegerse de los golpes tapándose la cara, a lo que el acusado respondió con más golpes de martillo en la cabeza, hasta un total aproximado de 30 golpes», determina.

Jonathan de Jesús R. S. había accedido a la vivienda donde supuestamente perpetró los hechos de forma sigilosa para no levantar sospechas y con unos guantes para no dejar huellas. Una vez cometido el crimen, cogió una fregona e intentó limpiar la sangre y arrastró el cuerpo de la joven envuelto en una sábana por el suelo hasta el pasillo de la vivienda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.