PP y Podemos denuncian la pasividad de las instituciones ante el estado de los burros salvajes de Pájara

0
979
  • El Partido Popular presentará una moción en el Cabildo de Fuerteventura en la que instará a la máxima institución insular a la realización de un censo y un plan de protección de esta raza, declarada en peligro de extinción en 1997
  • La responsable del área de Derecho Animal de Podemos Canarias, Mila Hormiga, solicita que se proteja a esta especie en peligro de extinción, “porque se están registrando casos de equinos muertos por ola de calor, atropellados o enfermos”

FOTO: FACEBOOK YAIZA SAAVEDRA

El Partido Popular presentará sendas mociones en el Ayuntamiento de Pájara y en el Cabildo Insular en el que insta a ambas instituciones a responsabilizarse del cuidado y conservación de estos animales. Así mismo, se solicitará al grupo de gobierno del Cabildo Insular, en el próximo pleno del mes de septiembre, que se elabore un censo del burro majorero que vive en estado semisalvaje en Pájara así como un Plan de Protección de “una especie que fue declarada en 1997 en peligro de extinción”.
«El objetivo de ambas mociones es conseguir un compromiso por parte del Cabildo de Fuerteventura y del Ayuntamiento de Pájara, que garantice el bienestar de estos animales y asegurar su supervivencia a través de la realización de un censo que permita arrojar datos sobre la población de equinos que vive en el sur de Fuerteventura en estado semisalvaje para, posteriormente, elaborar un Plan de Protección que incluya cuidados veterinarios, así como un estudio del medio en el que habita y posibles riesgos que afronta esta especie», denuncia Fernando Enseñat presidente del PP de Fuerteventura.
“Burros que forman parte de la Historia de Fuerteventura y que las instituciones majoreras deben estar obligadas a responder por su bienestar bien directamente o mediante el apoyo directo a asociaciones y colectivos que velan por esta especie”, afirma Enseñat.
FOTO: FACEBOOK YAIZA SAAVEDRA

“Durante el verano han sido muchas las noticias de atropellos, golpes de calor y burros en lamentable estado de salud sin que el Cabildo Insular haga nada por estos animales que pastan libremente por el municipio de Pájara, incluido el pueblo de Morro Jable”, denuncia el portavoz popular en el Cabildo , Claudio Gutiérrez.
Vecinos y asociaciones animalistas han presentado sendas denuncias en Seprona requiriendo al Cabildo la atención de esta especie majorera sin que “haya respuesta por parte del grupo de gobierno”, asegura Gutiérrez.
Por su parte, Podemos Canarias se muestra muy preocupado por el abandono de que está sufriendo el burro majorero por el Gobierno del Canarias, el Cabildo de Fuerteventura y el ayuntamiento de Pájara. La responsable del área de Derecho Animal de la formación, Mila Hormiga, y el círculo de Pájara recuerdan que “esta especie de equinos representa un patrimonio genético único, con colonias que además pueden llegar a superar los 50 ejemplares”. Debido a ello, “no podemos mantenernos como meros espectadores viendo cómo esta especie autóctona majorera se encuentra deambulando por la zona urbana a su suerte”, asegura Hormiga.

“Dependen -añade- para su subsistencia de lo que encuentren para comer en los contenedores y de lo que reciben de los particulares que se están apiadando de ellos, y les están dando agua y comida”.
Hormiga asegura que estos burros están caminando sueltos por las vías públicas, ocasionando algún accidente, con el consiguiente peligro que conlleva para las personas y para los animales. “De hecho, hace unas semanas una hembra embarazada fue golpeada por un vehículo, rompiéndole una pata y teniendo que ser sacrificada finalmente”.
La responsable del área de Derecho Animal insiste en que las autoridades canarias deben proteger esta colonia que es única en España, “y no solo por el valor que tienen como raza de especial protección sino porque son seres vivos, y no se debería permitir que anden a su suerte debido a la desidia de las instituciones”.
El burro majorero está considerada como una ‘raza en peligro de extinción’, desde que fue incluida en el Catálogo Oficial de Razas de Ganado de España en 1997. Debido a ello, desde Podemos se insiste en que este tipo de especie necesitan unos cuidados determinados, “una alimentación equilibrada, acorde a las características de su especie, no la comida precocinada que consiguen en los cubos de basura y que ingieren de forma desordenada, que les hace caer enfermos”.
Desde Podemos también se afirma que se han registrado denuncias de que roban las crías a las hembras y las venden o explotan para paseos turísticos. “Es una vergüenza que estos hechos hayan ido sucediendo a lo largo de varios años y que como siempre sean los ciudadanos los que den la voz de alarma”.