Convenio insular para abordar la problemática del palmeral majorero

489

Convenio insular para abordar la problemática del palmeral majorero. El Ayuntamiento de Puerto del Rosario impulsó recientemente una reunión, promovida por la Concejalía de Medio Ambiente que dirige Lilian Concepción, para abordar la problemática existente con el estado del palmeral a nivel insular.

En dicha reunión en la que estaban convocados todos los agentes implicados en la materia a nivel insular, estuvo presente la concejala municipal del área, Lilian Concepción, el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Cabildo, David de Vera, así como los concejales de Parques y Jardines de los ayuntamientos de La Oliva, Antigua, Betancuria y de Tuineje, junto al personal técnico municipal.

El Ayuntamiento Capitalino fue la primera institución de la isla en elaborar un estudio relativo al estado de las palmeras de titularidad pública del municipio, tras el cual ya se han comenzado a aplicar los tratamientos para mejorar el estado de esta especie.

El censo municipal es de 3510 palmeras, de las cuales el 90% están compuestas por ejemplares de Phoenix canariensis (2.761) y Phoenix dactylifera (407), lo que corresponde a aproximadamente el 90% del total. Además, casi el total se encuentran afectadas por Diocalandra frumenti (picudo de las cuatro manchas del cocotero), con algunos casos de Fusarium oxysporum (hongo).

Ahora, el municipio capitalino, propone elaborar un convenio insular para abordar la problemática del palmeral majorero con el fin de definir las competencias en la materia de cada una de las instituciones, la coordinación en conjunto a la hora de afrontar la plaga, así como establecer un protocolo único y coordinado en base a la Orden del 29 de octubre de 2007.

Como punto principal en la reunión de trabajo se puso de manifiesto la necesidad de elaborar un diagnóstico y censo de las palmeras en cada uno de los municipios y acordar el compromiso de implementar, de manera adecuada, las medidas fitosanitarias de control y erradicación estipuladas en la propia orden referida.

Como segundo punto, se propuso la creación de una mesa de trabajo a través de reuniones periódicas con el objeto de compartir experiencias y conocimientos para abordar esta situación y evaluar los resultados que se vayan obteniendo.