Centenares de proyectos de vida que pueden truncarse

1048

Centenares de proyectos de vida que pueden truncarse. Desde el salón del Hotel Tres Islas, actualmente cerrado al público por la pandemia, esta casa y Mírame TV Fuerteventura se desplazaron en el día de ayer para realizar una programación especial. Toda una mañana dedicada exclusivamente a conocer de primera mano la situación que atraviesan los trabajadores del hotel a raíz del posible cierre del establecimiento instado por el Ministerio de Transición Ecológica.

Las más de 350 familias que se verían afectadas si el Tres Islas al final tiene que cerrar sus puertas llevan más de cuatro meses movilizándose en defensa de sus puestos de trabajo. Los primeros protagonistas de la mañana fueron Ángel Montañez, portavoz de la Plataforma de Defensa del Hotel Tres Islas quien estuvo acompañado de Cristian Figueroa, trabajador de las piscinas del establecimiento.

«Este programa tiene el objetivo de enseñar al mundo que somos personas, familias normales a las que si nos dejan sin trabajos, se nos hundiría la economía de nuestras casas», confesaba Montañez quien además añadía que «con un trabajo puedes tener un proyecto de vida y si de buenas a primeras tu empleo te lo quitan, ese proyecto se rompe».

Cristian Figueroa lleva 19 años trabajando en el Tres Islas. A sus 47 años reconoce que «el asunto es muy grave, si yo ahora me quedo sin trabajo tengo que hacer frente a una hipoteca y con mi edad va a ser muy difícil encontrar otra oportunidad laboral». Además, el trabajador subrayaba que «echamos en falta el apoyo del Gobierno de Canarias».

Familias al completo afectadas

La mañana seguía su curso y por nuestro set de radio fueron pasando más protagonistas. Agapito Cabrera es camarero y lleva 25 años trabajando en el Hotel Tres Islas. «Yo vivo de este hotel», confesaba Agapito. De cerrarse el establecimiento, no solo Agapito perdería su trabajo, toda su familia se vería afectada. «Mi mujer lleva 20 años trabajando aquí, mi suegra también, incluso mi hijo va entrando y saliendo», confesaba. 

25 años pueden parecer muchos pero Juan Manuel de Vera, Jefe de partida, todavía lleva alguno más en los fogones del Tres Islas. «Yo llevo trabajando aquí 30 años y mi padre también fue jefe cocina del hotel», nos contaba Juan Manuel quien además calificaba de «catástrofe» el hecho del cierre de los establecimiento si esto llegase a suceder.

Centenares de proyectos de vida que pueden truncarse. Juan Carlos Allo puede presumir de ser, según sus compañeros, la persona que mejor prepara las caipiriñas. Tras más de 25 años de trabajo, el camarero quiso poner en valor el trato de RIU hacia todos sus trabajadores. «Aquí has familias enteras trabajando que nunca han tenido que esperar al día 2 de cada mes para cobrar porque siempre nos han pagado antes. Tenemos una empresa que nos cuida y nos respalda mucho», detallaba.

Proyectos de vida que pueden derrumbarse 

Sandra Ramírez, trabajadora del departamento de Recursos Humanos del Hotel Tres Islas también nos acompañó en este especial. Durante toda la jornada pudimos conocer el agradecimiento de los trabajadores a la compañía, algo que Ramírez agradeció y además remarcó que «es una empresa que siempre se ha portado de manera escrupulosa con los trabajadores». 

Laura Barroso es una mujer de 35 años y nacida en Extremadura. La joven ha sido madre hace 3 meses y lleva desde el año 2011 trabajando en el hotel y nos contaba que «yo entré sin ninguna experiencia y desde el primer día se han portado genial conmigo. Entre todos formamos una gran familia». Acompañada por su pequeño durante la entrevista, Laura nos explicaba, muy emocionada, que «yo quiero criar a mi hijo en Fuerteventura y que crezca en esta maravillosa isla pero, si el hotel echa el cierre, no sé si lo conseguiré». 

Una empresa que cuida al máximo a todos sus trabajadores

Amanda Calderín es camarera de piso en el Hotel Tres Islas. Nos contaba como era su jornada laboral y afirmaba que «en ningún momento hacemos más horas de las que tenemos estipuladas en nuestro contrato y nos dan todo lo que necesitamos para desempeñar nuestro trabajo. 

El sector de las camareras de piso, también conocidas como kellys, llevan muchos años reclamando una mejora en sus condiciones laborales, algo que Amanda no ha tenido que hacer pero que, recuerda, «aunque aquí nuestras condiciones son excepcionales, apoyamos, como no podía ser de otra manera, a todas nuestras compañeras». 

Centenares de proyectos de vida que pueden truncarse. Rafael Pita lleva 24 años en la empresa y confesaba que «a mí no me preocupa del todo mi situación si pierdo el trabajo porque al final de cuentas ya tengo una edad. Lo que nos tiene que preocupar es la juventud, ¿qué va a pasar con todos los jóvenes que consiguen sus primeros trabajos gracias a este hotel?», se preguntaba Rafael. Además, el Pita quiso recordar que «son muchos los estudiantes que en verano trabajan en el Tres Islas para sacarse un dinero de cara al nuevo curso».

Instituciones y patronal con los trabajadores del Tres Islas 

Coincidiendo con nuestra programación especial, en el día de ayer tuvo lugar una rueda de prensa en la calle Primero de Mayo de Puerto del Rosario para mostrar el apoyo a todos los trabajadores que pueden perder su puesto de trabajo.

Cámara de Comerio, Asofuer y representantes públicos se posicionaron del lado de las familias afectadas tildando de «república bananera» la situación que se vive con estos buques insignia del turismo en Fuerteventura