Balance de España en los Juegos Olímpicos de Tokio

1236

España ha igualado en Tokyo 2020 el número total de medallas que obtuvo hace cinco años en Río 2016, con 17 preseas, si bien ha conseguido menos de la mitad de oros que entonces, lo que le ha relegado en el medallero de los Juegos Olímpicos hasta el puesto 22, su peor clasificación desde Sídney 2000, en un año en el que el deporte español llegaba con grandes expectativas tras completar uno de sus mejores ciclos olímpicos.

Este domingo, tras apurar sin éxito sus últimas opciones de medalla con la derrota en la final de consolación del waterpolo masculino y el quinto puesto de Ayad Lamdassem en la maratón, la delegación española ha cerrado su participación en Tokio con tres medallas de oro, ocho de plata y seis de bronce, un botín muy semejante al de hace cinco años, pero de peor calidad.

Así, mientras Río 2016 fue la edición con más entorchados olímpicos desde Barcelona 1992 con siete oros, Tokyo 2020 marca el mínimo desde la gran explosión del deporte español, al mismo nivel que Sidney 2000 y Atenas 2004, donde también se lograron solo tres oros. En las últimas cinco ediciones de los Juegos Olímpicos, la plata es el metal más frecuente en el medallero español, con la única excepción de Río 2016.

Los deportes nuevos rescatan a España en el medallero

Ante la ausencia de varios deportistas dominadores en su disciplina y claros aspirantes al oro, como Carolina Marín en bádmintonJon Rahm en golf o Rafa Nadal en tenisEspaña ha arrancado sus tres títulos olímpicos de pruebas o deportes nuevos en el programa olímpico.

El primer oro provino de la pareja de tiro formada por Fátima Gálvez y Alberto Fernández, que por primera vez podían competir juntos en unos Juegos Olímpicos al incorporarse la prueba de foso mixto. Los otros dos se obtuvieron en disciplinas completamente nuevas en los juegos: el kárate, con Sandra Sánchez campeona de ‘kata, y en escalada deportiva, donde triunfó Alberto Ginés.

Este último podrá intentar repetir gesta en París 2024, donde, además, la escalada repartirá más medallas, pero ni Sánchez ni Damián Quintero, plata en ‘kata‘, podrán aportar nuevas medallas dentro de tres años, puesto que el kárate sale del programa olímpico.

Piragüismo y vela, de nuevo los mejores caladeros

España apenas ha logrado dos medallas -la plata de Ray Zapata en suelo y el bronce de Ana Peleteiro en triple salto– en los tres deportes que forman la columna vertebral de los Juegos Olímpicos, la gimnasia, el atletismo y la natación, que son, además, los que más medallas reparten. Las disciplinas más fructíferas para la delegación española han vuelto a ser la vela y el piragüismo, dos caladeros tradicionales.

El equipo de piragüismo ha logrado tres medallas, más que ningún otro deporte, pero no ha logrado pasar de la plata, con Maialen Chourraut en K1 de eslalonTeresa Portela en K1 200 metros esprint y el equipo masculino de K4 500 metros esprint, liderado por Saúl Craviotto y que llegaba como campeón del mundo. En cualquier caso, la disciplina suma ya 19 medallas en los Juegos Olímpicos, y Craviotto se ha convertido en el deportista olímpico español más laureado, con cinco medallas, igualado con otro palista, David Cal.

En el caso de la vela, se consolida como la disciplina que más medallas olímpicas ha reportado a España, ya que los bronces de Joan Cardona en Finn y de Jordi Xammar y Nico Rodríguez en 470 elevan la cuenta a 21 preseas. Con todo, su resultado ha estado algo empañado por el papel en las regatas que decidieron las medallas, en las que el equipo español llegó a las regatas finales con opciones claras en cuatro pruebas, cosechando dos cuartos puestos en la clase 49er.

6047983?w=800&preview=1628412991791 Balance de España en los Juegos Olímpicos de Tokioblank Balance de España en los Juegos Olímpicos de Tokio

Buen desempeño por equipos, nueva decepción en las finales

En los deportes de equipo, en los que España partía como una de las principales potencias con nueve selecciones (solo Estados Unidos, Australia y Japón, el país anfitrión, contaban con más), los resultados han sido notables, aunque las medallas de oro siguen siendo esquivas. Desde que la selección de waterpolo que capitaneaba Manel Estiarte lograra ser campeona olímpica, en Atlanta 1996, los equipos españolas han perdido todas las finales que han disputado, hasta nueve en 25 años.

En Tokyo 2020 se han unido a esa lista la selección femenina de waterpolo y la masculina de fútbol, conformándose con la plata. El épico bronce del balonmano masculino eleva a tres las medallas logradas por equipos españoles, una cosecha que solo superan cuatro países: Estados Unidos (9), Francia (6), Serbia (4) y Rusia (4), y que se iguala a la de Argentina y Japón.

En cualquier caso, ocho de las nueve selecciones españolas -waterpolo masculino y femenino, baloncesto masculino y femenino, balonmano masculino, hockey hierba masculino y femenino, y fútbol masculino, todas salvo el balonmano femenino- han cerrado su participación superando la primera fase de sus torneos, lo que les sitúa entre las ocho mejores del mundo y les premia con diploma olímpico.

Récord de diplomas desde Atenas 2004, con ocho cuartos puestos

En este sentido, España ha conseguido en Tokyo 2020 su mejor cosecha de diplomas desde Atenas 2004, con 42 deportistas o equipos clasificados entre el cuarto y el octavo puesto en sus competiciones -diez de ellos en atletismo-, lo que habla del buen desempeño del conjunto de la delegación española, a pesar de que la cifra de medallas ha sido inferior a la esperada.

«La COVID-19 no ha sido la misma en todos los países. Mantener el nivel de medallas y aumentar el de clasificados es un éxito sin precedentes», valoraba este domingo en Tokio, según recoge Efe, el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco.

Especialmente valiosos, aunque también dolorosos, son los ocho cuartos puestos, una cantidad de medallas de chocolate que solo se superó en Sídney 2000. A las puertas de la medalla se han quedado, además de las dos parejas del mencionado 49er (Tamara Echegoyen y Paula Barceló en el femenino y Diego Botín y Iago López en el masculino); Eusebio Cáceres, en salto de longitudMireia Belmonte, en 400 metros estilos de natación; la selección masculina de waterpolo; y tres marchadores: Álvaro Martín y María Pérez en 20 kilómetros y Marc Tur en los 50 kilómetros.